Como vivir en el exterior cambia tu vida

Como vivir en el exterior cambia tu vida

Escrito el 03/10/2018
Paola Guevara

Irte a vivir al exterior ya sea por trabajo, estudios, por mejorar tu vida o por vivir nuevas experiencias es una de las decisiones más duras y difíciles que una persona puede tomar, no solo es cambiar de trabajo o moverse de casa es eso y mucho más y el impacto es gigante.

Esta situación nos hace crecer y madurar como persona y ser humano, aprendemos a sobrepasar obstáculos a vencer nuestros miedos y a probar que en la mayoría de los casos podemos solucionar los problemas que vienen con este cambio.

Muchas de las cosas que pensábamos que eran importantes en nuestro pasado ya no lo son y cosas que antes pensábamos que eran tonterías toman un gran valor para nosotros, aprendemos a valorar mas la familia y la amistad, que los cambios no son siempre malos y que somos mas fuertes de lo que pensamos, ya no tomamos todo por dado y sabemos lo difícil que es lograr muchos de nuestros objetivos en vida.

En muchos de los casos este cambio nos lleva a replantar nuestras creencias e ideas del pasado, ya nada es igual.

Aprendes sobre ti:  conocerás partes de tu personalidad que no conocías, te sorprenderás en lo que te has convertido y de lo que has logrado y en la mayoría de las veces ya no veras el mundo como era para ti antes y te sorprenderá su belleza.

 

Nunca volverás a casa: Podrías si quisieras, pero ya no sería lo mismo.

Mientras tu vives nuevas experiencias a una gran velocidad y tratas de incorporarte a el nuevo mundo, la vida en casa sigue su curso como antes, las personas van al trabajo, se cambian de casa, se van de vacaciones,se casan y tienen hijos, etc. Mientras tu sigues pensando que nada a cambiado la realidad es que ellos continuaron con su vida sin ti y es un gran precio que muchos pagamos por tomar la decisión de viajar al exterior y vivir nuevas experiencias.

Muchos comprendemos que, aunque pudieramos regresar ya no lo podríamos hacer.

Muchos lo han intentado, pero en mucho de los casos han fallado en su intento de regresar, los cambios son tan grandes que te sientes forastero en tu propia tierra.

Con el tiempo las llamadas y emails son menos frecuentes y aunque tu familia y los amigos verdaderos siempre estarán ahí, ya no estarás tan preocupados por ellos, tu concentración y tiempo estará en como poder encajar las cosas y personas de tu nuevo mundo en tu día a día.

Tu mundo se convertirá en algo mas grande: Desde el momento que pisas suelo extranjero el mundo se ve más grande y tus ganas de explorarlos también aumentan.

Las señales, los olores y los sonidos, todo es tan nuevo y se abre para ti…

El mundo te sorprenderá porque, aunque sabias que era grande hasta ese momento no te imaginabas su tamaño real y tus ganas de conocerlo te llevara a una buscada sin fin, a hacer más independiente y responsable, a apreciar todo y a todos los que te rodean forjando tú personalidad.

Todo es posible: La parte más difícil de vivir en el exterior fue irte de tu hogar, alejarte de tu zona de confort y si lo pudiste hacer ahora cualquier cosa para ti es posible.

Tu viejo yo esta en el pasado ahora piensa en lo que puedes hacer y en las metas que puedes cumplir.

Esta oportunidad te llevara a viajar más, hablar otro idioma, cocinar diferentes cosas y a aprender nuevas culturas y a apreciar más la tuya, abrirás la mente a nuevas oportunidades, podrás conocer más personas y tener mas seguridad en ti mismo.

Ser libre: Al tomar la decisión de irte abrirás la caja de pandora por seguir tus sueños y aunque no podrás cerrarla podrás sentir la felicidad que te da la oportunidad que ser libre, libre para explorar, libre para escoger lo que tu quieres y ser quien tu quieras.

Vivir en el exterior es una oportunidad única, de la cual aprenderás a ser mejor persona y a superar tus miedos y aunque el precio de dejar atrás tu pasado y a tus seres queridos es muy alto en muchos de los casos vale la pena intentarlo.